domingo, 5 de diciembre de 2010

La cruz de Lobeira

Antes de que tus sombras el sol alumbre
se hinca de rodillas tu Avemaría,
y la cruz que enarbolas sobre la cumbre
va santiguando el alba de cada día.

Ramón García Lago

Como nos recuerda Xosé Lois Vila Fariña (1997) en su Guía Histórica del Monte Lobeira, la primitiva cruz de Lobeira tiene su origen en el año 1896. El 1 de agosto de ese mismo año era inaugurada por el entonces Comandante Militar de Marina de Villagarcía, Don Adolfo Reynoso y Díez de Tejada, en memoria de las víctimas de los naufragios en las costas de las rías gallegas. En recuerdo de esos naufragios también se esculpieron lápidas conmemorativas, como las dedicadas al crucero español Reina Regente, al buque mercante Don Pedro y al archifamoso navío inglés Serpent.

La cruz original sufrió un proceso de restauración en el año 1961, después de un periodo de relativo abandono y de lucha entre dos fuerzas sociales: una que defendía la conservación y restauración de vieja cruz, y otra que abogaba por su sustitución por un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, del que hablaremos en próximas entradas. Afortunadamente, ganaron el pulso los primeros, lo que permitió la salvación de la antigua cruz, actual referente simbólico del paisaje cultural de nuestra comarca.

Asimismo, la cruz de Lobeira nos sirve para ejemplificar la transformación del concepto de patrimonio. De un concepto de patrimonio basado en lo antiquísimo y espectacular, evolucionamos a un concepto de patrimonio mucho más amplio, a un patrimonio entendido como acervo (conjunto de bienes morales, culturales y materiales de una comunidad dada). Bienes que, sin ser necesariamente antiguos ni espectaculares, ayudan a construir la relación de una colectividad con su memoria e identidad (Criado 2010).

Bibliografía:
Criado Boado, F. (2010): "Qué es hoy la arqueología". Cota Zero: revista d'Arqueologia i Ciència 25.
Vila Fariña, X.L. (1997): Guía Histórica del Monte Lobeira. Diputación de Pontevedra. Pontevedra.